Cajas de bebé en la República Checa

La Fundación para niños abandonados „Statim“ y su hermana la Asociación Cívica para niños abandonados – Statim quieren ayudar a los niños, los padres y las madres que presentan una situación dificil en la vida y por esto no son capaces de cuidar sus bebés recién nacidos…
EL STATIM es una palabra que usa la profesión médica y los medios „a la vez“, „de inmediato“. Y así es como queremos ayudar.
BABYBOX – STATIM opera un proyecto de apertura de casos especiales llamado – „babyboxes“ –, en el que las madres o los padres pueden dejar a sus bebés recién nacidos de forma anónima. El bebé abandonado recibe una atención médica inmediata y la atención social.
El Primer Babybox se instaló el 1. de junio de 2005, en el centro médico privado GynCentrum en Praga capital, en la calle Hloubetinska 3. Este edificio es conocido como Hloubetín el pequeño castillo y se encuentra cerca de la estación de metro Hloubetín.
El segundo babybox ha estado funcionando desde el 03 de noviembre 2005, en el hospital de „Milosrdnych Bratrí“ („Hermanos de la Caridad“ en checo), en calle Polni. 3 en ciudad Brno. El tercero abrió el 5 de diciembre de 2006 en el Hospital Universitario en ciudad Olomouc y la cuarta el 1 de junio de 2007 en el Hospital de ciudad Kadan, el quinto, el 6 de diciembre de 2007 en el Hospital de Bata Tomas en ciudad Zlin, la sexta el 21 de diciembre de 2007 en el Hospital de ciudad Pelhrimov, etc, etc BABYBOX – STATIM Planeó originalmente instalar veinte de esos unidades en la República Checa. Hasta el momento, la organización ha abierto babyboxes en 68 hospitales del país, y salvado 130 bebés, con el fin de que un día habrá un babybox en cada distrito – 70 en total. ¿Y por qué tanto „babyboxes“? El tema es la accesibilidad y la sensibilidad de las madres en situaciones difíciles, circunstancias sociales y personales. Mas babyboxes significa más posibilidades de salvar la vida de un bebé recién nacido.
La otra herramienta de ayuda para los padres es una línea tefónica de ayuda especial.
El programa de la “BABYBOX – STATIM” es clara y distinta: su único deseo es – no encontrar más un pequeño cuerpo muerto de un bebé recién nacido.
La idea original fue planteada por el empresario y poeta Ludvik Hess, quien sigue siendo el cerebro, el corazón y el alma detrás de todo el proyecto.